Por mucho que queramos levantar el ánimo con el juego de palabras del título de esta review, al protagonista de la nueva serie de XTRM le espera de todo menos una comedia. Sucesor designado ha llegado  pisando fuerte al canal y tenemos la certeza de que, tras este entrante, te mueres de ganas por saber qué pasa después. Mientras esperamos al segundo episodio de Sucesor designado, que podremos disfrutar el esta noche a las 22:00, hagamos recap de esta primera y trepidante entrega.

Kiefer Sutherland es Tom Kirkman, el Secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano del gobierno de los Estados Unidos. Un puesto de baja alcurnia, por así decirlo, que le ha convertido en un tipo un tanto pasivo y despreocupado. Aunque eso cambia radicalmente en cuestión de minutos.

Él y su mujer, Alex, una abogada de prestigio, se encuentran en un lugar no identificado viendo el Discurso del Estado de la Unión por televisión. Todo parece normal hasta que la señal se pierde abruptamente y dos agentes de seguridad irrumpen en la sala. Bastará con abrir una ventana para descubrir el horror: el Capitolio está envuelto en llamas tras una explosión.

Nos trasladamos 15 horas antes para asistir a la típica escena familiar entre Kirkman, su mujer y sus dos hijos. Sus mayor problema se limitaba al hecho de que el presidente no había incluido su programa en el discurso. Entonces, es reubicado con un falso ascenso a modo de despido al tiempo que recibe una llamada que le nombra superviviente designado, una especie de «comodín» en caso de catástrofe.

Cuando lo peor ocurre, toma el cargo de presidente a toda prisa y sin tiempo para procesar que ya nada volverá a ser como antes. Superado por las circunstancias se encierra en el baño, donde mantiene una conversación con Seth Wright, el secretario de prensa, que, como tantos otros, piensa que no es la persona adecuada.

Sin autoría confirmada del ataque terrorista y presionado por las distintas facciones del que ahora es su gobierno, Kirkman opta por la prudencia y toda demostración de fuerza queda descartada… de momento. Lo que que le granjea detractores (y un complot en su contra), pero también aliados, como su jefa de gabinete, Emily Rhodes. También entra en escena la supervisora del FBI Hannah Wells, más afectada por el reciente ataque de lo que está dispuesta a reconocer.

El episodio termina con un nuevo presidente de los Estados Unidos a punto de enfrentarse públicamente a un país devastado. ¿Qué podemos esperar? ¿Se trata de un ataque aislado, o esto no ha hecho más que empezar? Descúbrelo en el próximo episodio de Sucesor designado el esta noche a las 22:00. ¡Solo en XTRM!