Con la trama quemándose a un ritmo vertiginoso, llegamos ya al tercer episodio de la segunda temporada de ICE. Después de los acontecimientos de los últimos capítulos, ahora tenemos una clara protagonista que clama venganza: Lady Rah.

Tras la muerte de su hija, parece que la más inteligente del negocio solo piensa en una cosa: deshacerse de todos los que están involucrados en el asesinato de la pequeña. Así, la primera escena que vemos en este cuarto episodio nos presenta a Lady Rah junto a un misterioso hombre que trabaja en el negocio de los diamantes, a quien ejecuta en la piscina de un hotel. Parece que la trama va a dar para mucho, pues la “empresaria” no está dispuesta a dejarse a pisar por nadie.

El tío Cam, por su parte, continúa con su hijo haciendo negocios por su cuenta. Amenazando a unos y sugestionando a otros, ahora quiere acercarse a Lady Rah. Sin embargo, ella se sigue oliendo algo raro, y afirma que todavía es pronto para esta alianza.

La otra reina de la baraja, Ava, está dispuesta a ganar la partida. Con el diamante del holocausto en su haber, decide entrar en el negocio de los diamantes de forma individual, pero con todas las cuentas completamente legales.

Además, en un intento por controlar las acciones de Isaac, se acerca a la mujer de Cam para conseguir que por fin se divorcien -recordemos que él le hace la vida completamente imposible a ella, además de que le fue infiel y tiene un hijo con otra mujer-.

En Venezuela, Freddie y Jake continúan negociando por su poder en las minas, cuando encuentran un diamante puro de gran valor. Freddie traza entonces un plan maestro: volver a Los Ángeles y tallar ese diamante para convertirlo en una de las piedras preciosas más valiosas jamás creadas.

Con todos los personajes situados al borde del precipicio, parece que algo grande va a estallar dentro de poco. ¿Cómo crees que continuará la historia para los Green y compañía? ¡El próximo miércoles a las 22:55h. lo descubriremos!