Con su séptimo episodio, ICE se acerca cada vez más a su tramo final; un sprint que promete ser adrenalítico hasta la extenuación. Después de que en el sexto capítulo la herencia de Isaac funcionara como hilo conductor, ahora podemos ver cómo cada peón en este juego criminal comienza a jugar sus cartas.

ICE nos dejó la semana pasada con un intento de robo y asesinato, cuando Jake era asaltado por un hombre misterioso; y el guaperas de los Green terminaba asesinándolo. Jake encuentra en su hermano a un confidente, y comienzan a trazar un plan: Pieter Van De Bruin había mandado matarlo, y el mafioso está comenzando a tener una relación demasiado estrecha con el tío Cam… ¿Cuál será el próximo movimiento?

Mientras tanto, Lady Rah parece que ha encontrado el punto débil de Van De Bruin, con lo que intentará recuperar a su hija: Pieter mantiene una extraña relación con un tipo que parece estar involucrado con las altas esferas. Rah tiene claro que va a dejar de trabajar para él, y decide aliarse con Jake para luchar contra el gran “cabeza” del negocio.

Pero sin duda, la parte más interesante del capítulo es la que tiene que ver con Ava, la ex mujer de Jake. Parece que, poco a poco, Ava se está haciendo un hueco en el complejo negocio familiar. Gracias a la herencia de Isaac, y la predilección de éste por la hija de Ava, ahora está dispuesta a reclamar lo que es suyo.

¿Recordáis que Isaac repartió un 25% de la empresa a Willow -que hasta que sea mayor de edad, manejará Ava-, y otro 25% a su hermana? Bien, pues la ex mujer de Jake lo tiene claro: para luchar contra los hermanos Green, ambas mujeres deben unirse para manejar el 50% y estar en igual de condiciones que estos hombres.

Sin duda, este personaje está siendo la gran sorpresa de la serie: una mujer de armas tomar que poco a poco, y con la inteligencia que la caracteriza, está consiguiendo su trocito de pastel. Jugando sus carta como ninguna, parece que Ava -y Willow- van a ser dos importantes reinas en este negocio sucio.

Aunque Jake y Freddie parecen estar más tranquilos, las víctimas que han ido dejando por el camino no van a desaparecer así como así. Al final del episodio, de hecho, vemos cómo un grupo de hombres asalta a Freddie en mitad de la noche. Después de propinarle una paliza, el grupo de asaltantes confirma clamar venganza. Jona decide atacar al más macarra de los Green para vengarse por la muerte de su hijo -uno de estos cadáveres que el negocio de los Green ha ido dejando a su paso-.

El personaje de Jeremy Sisto queda tendido en el suelo, después de que los hombres le inyecten una alta dosis de heroína, y no parece que vaya a ser fácil salir de esta. ¿Correrá Freddy la misma suerte que su padre? Tendremos que esperar al miércoles que viene a las 22:55h. para descubrirlo.