Después del frenético cuarto episodio, los protagonistas de ICE se enfrentaban a un camino sin salida. Con la muerte del patriarca, los hermanos Green están más vulnerables que nunca, con una Lady Rah en el trono del negocio… O eso es lo que creíamos hasta ahora.

Y es que en el quinto episodio de ICE, por fin hace aparición Pieter Van De Bruin. El personaje interpretado por el magnético Donald Sutherland ha llegado y no va a dejar indiferente a nadie.

El funeral del patriarca de los Green funciona como escenario de todo el episodio, en el que vamos a ver cómo reaparecen fantasmas del pasado; entre ellos, Pieter. El traficante llega al funeral para hacerse con lo que es suyo: los diamantes de Lady Rah han sido robados, y ha sido él quien más ha perdido en todo esto.

Además, descubrimos que Rah no es tan malvada como parece: y es que Pieter Van De Bruin la chantajea continuamente con hacer daño a su hija, quien está viviendo una vida de lujo gracias al trabajo criminal de su madre.

Por otro lado, tanto Fredy como Jake estallan en el funeral de su padre, sacando trapos sucios de la familia y dando lugar a una violenta pelea -que debe ser disuelta por el tío Cam-. Pieter parece disfrutar del espectáculo, y es que ha venido para recuperar su trono del negocio en Los Ángeles, ahora que el reinado de Isaac ha pasado a mejor vida -nunca mejor dicho-.

En un último ataque, Pieter asesina a sangre fría al ayudante de Lady Rah, con una intención muy clara: o consigue el dinero que ha perdido con los diamantes desaparecidos, o su hija será la próxima víctima.

Cuando creíamos que Lady Rah era quien controlaba a los Green, nos damos cuenta de que ella solo es una marioneta más del negocio más turbio de Los Ángeles. Conflictos, acción, muerte y tensión al límite se dan la mano en ICE; ¡no podemos esperar hasta la próxima semana!