Una semana más, los Green regresan con ganas de dominar el negocio del diamante en Los Ángeles en ICE. Después del espectacular cliffhanger de la semana pasada, nos parecía que las cosas estaban muy lejos de calmarse… Y efectivamente, teníamos razón. 

El segundo episodio lo dejamos con un importante accidente que involucraba a los Green y a alguien misterioso. Ahora, descubrimos que un socio ruso de Lady Rah ha resultado ser un farsante; pero como no podía ser de otra forma, la magnate ha conseguido recuperar sus diamantes. 

Es en este momento en el que Rah vuelve a pedir a nuestros “pobres” protagonistas una nueva misión: esos diamantes deben ser certificados de forma legal, para que puedan pasar a venderse a la zona de Canadá.

Conseguir que unos diamantes obtengan un número de serie certificado es algo realmente complicado -sobre todo cuando estos diamantes son ilegales- y los Green se ven con gran cantidad de problemas.

Isaac, el patriarca de la familia ya recuperado de sus problemas de salud, es pillado con las manos en la masa. Sin saberlo, estaba siendo investigado, ya que los números de serie de varios diamantes no coinciden. Finalmente, la policía no emite cargos -los Green son demasiado poderosos- pero sí les advierten: esos diamantes no van a ser certificados legalmente. 

¿Qué alternativa tienen entonces los Green para que las piedras preciosas se comercialicen? A la desesperada, el plan más descabellado es la última alternativa: Freddy va a ejercer de mula, y será él mismo quien transporte la mercancía… dentro de sí mismo. 

La cosa no puede estar más interesante, ni pintar peor, para la familia más mafiosa de Los Ángeles. Recuerda que todos los miércoles a las 22:55h tienes una cita con la serie más dura de la actualidad. Crimen, mafia, pasión y un montón de giros inesperados te están llamando en ICE; no seas tímido, y únete a los Green. La familia te va a recibir con los brazos abiertos -y con un puñados de miles de dólares en los bolsillos-.