Fue el cuarto actor negro en levantar el Oscar (Tiempos de gloria, 1990) y cuando en 2002 se lo llevó también por Día de entrenamiento, se convirtió en el único que lo ha ganado dos veces en nominaciones (Sidney Poitier también tiene dos, pero su segunda estatuilla fue un Oscar Honorífico a toda su carrera). Y de él ha comentado Tom Hanks que es de los actores de los que más ha aprendido trabajando. Un actor como la copa de un pino que nunca se ha alejado del género de acción, para alborozo de todos los aficionados al thriller, y del que el próximo viernes 29 de noviembre estrenamos El fuego de la venganza, aquí en XTRM a las 22:00.

Para celebrarlo, recopilamos 10 títulos cargaditos de adrenalina en los que la estrella y el rey de la función es él, Denzel Washington. Y mejor, no ponerle a prueba…

  • John Q (Henry Selick, 1993)

Si alguien necesita un trasplante de corazón, y encima estamos hablando de un niño, lo mejor va a ser olvidarse de las facturas y dedicarse a salvar vidas. Eso o vértelas con John Q. Porque en esta película que su director Nick Cassavetes (eso es, el hijo de John) dedicó a su hija Sasha toda la tensión del secuestro que perpetra el bueno de John Quincy está muy lograda, y no será complicado que el espectador se ponga del lado del secuestrador, un padre que solo quiere salvar la vida de su hijo. Para muchos la mejor película de su director, y para todos una efectiva llamada de atención al sistema sanitario norteamericano, más preocupado por los recursos económicos de la población que por su ética deontológica.

 

  • El fuego de la venganza (Tony Scott, 2004)

Si quieres secuestrar a una niña, procura que no esté bajo la protección de John Creasy porque todo puede saltar por los aires. El fuego de la venganza puede presumir, además, de significar un antes y un después en la filmografía de Tony Scott, pues con esta cinta fuertemente influenciada por Ciudad de Dios (Fernando Meirelles, 2003) el realizador inauguró una serie de títulos con un acabado muy visual y movimientos de cámara sin límite. Denzel volvía a coincidir con Scott tras Marea roja (1995) aunque es verdad que la película iba a ser dirigida inicialmente por Brian Helgeland, que acabó siendo Script en la producción. Igualito, vaya… el próximo viernes 29 de noviembre a las 22:00 la tenéis aquí, en Canal Hollywood.

 

  • Plan oculto (Spike Lee, 2006)

Robar un banco, por mucho que hayas estudiado el plan, tampoco es buena idea si tienes a Denzel luciendo placa al otro lado del teléfono. Una de las películas menos (aparentemente) reivindicativas del director (cuarta colaboración con el actor) es también uno de sus trabajos más sorprendentes. Moviéndose en el terreno del cine clásico, Plan oculto también es ejemplar como cine lleno de giros de guion en el que el espectador está obligado mantener la atención hasta prácticamente el desfile de sus créditos finales. Junto a Denzel Washington, Clive Owen, una Jodie Foster que se dobló a sí misma para la versión francesa, Chiwetel Ejioford, Christopher Plummer o Willem Dafoe completando un reparto de lujo.

 

  • Déjà vu (Tony Scott, 2006)

De nuevo Tony Scott junto a Denzel Washington, que en esta película interpreta a Doug Carlin, un agente que debe investigar un atentado terrorista y sus ramificaciones en una curiosa cinta que mezcla el thriller con la ciencia ficción (¿O no tanta ciencia ficción?). Sea como fuere, no solo coincidían de nuevo protagonista y director, sino que Tony Scott también lo hacía con Jerry Bruckheimer, uno de los productores más potentes del cine de acción de Hollywood, y cuya relación profesional entre ambos arrancó en 1986 con la mítica Top Gun. el productor solo necesitó 24 horas para leer el guion y comprarlo para convertirlo en película.

 

  • American Gangster (Ridley Scott, 2007)

Y de Tony a Ridley. Y de hermano a hermano, y ruedo porque me toca. Aunque aquí sí podemos hablar de una sola y única colaboración. Y qué colaboración, porque American Gangster es de las mejores películas que ha firmado el prolífico director británico. Basada en una historia real, la película, que iba a ser dirigida inicialmente por Antoine Fuqua, nos regala un duelo de altura entre Denzel Washington y Russell Crowe, y por el camino una certera radiografía de la norteamericana de principios de los 70, Vietnam incluido. Tomad nota, y si en algún momento queréis heredar un imperio de la droga, aseguraos de que no estáis amenazando el pan de nuestro Denzel.

 

  • Asalto al tren Penhalm 123 (Tony Scott, 2009)

El remake de la película homónima que ya en 1974 llevaba a la pantalla grande el Best Seller de John Godey (de aquí sacó Quentin Tarantino lo de llamar por colores a los personajes de Reservoir Dogs, en un homenaje directo) cuenta con una primera hora formidable, en exposición y ritmo, con un John Travolta muy a gusto como terrorista pasado de vueltas y con un enorme James Gandolfini caricaturizando a la clase política en su papel de Alcalde de Nueva york. Si queréis secuestrar un convoy de metro y pedir 10 millones de recompensa, ya sabéis, que Denzel no sea el controlador de la red de metro.

 

  • El libro de Eli (Robert Zemeckis, 2010)

Los hermanos Albert y Allen Hughes se unían en 2010 para rodar este thriller apocalíptico muy celebrado por espectadores de medio mundo, y en el que un solitario superviviente se ve forzado a leer la cartilla a un despiadado abusador absolutista y toda su pandilla de malhechores. Interpretado por Gary Oldman, el personaje de Carnegie comete el error de ordenar a su prole atacar a la joven Solara (Mila Kunis). Y se armó el belén. Porque con fe y mucha religión, Eli parte y reparte a toda una banda de macarras iletrados. Pocas veces tener tan poca cultura ha salido más caro a todo un colectivo en la pantalla grande.

 

  • 2 Guns (Baltasar Kormákur, 2013)

Esta adaptación de la novela gráfica escrita por Steven Grant tiene la virtud de unir en pantalla a Denzel Washington y Mark Wahlberg (al que ya había dirigido el director en la notable Contraband) para armar una historia de compañeros que ocultan mucho más de lo que parece a primera vista, y que se ven empujados a un robo casi imposible. Para el recuerdo dos grandes del cine de acción pasándoselo en grande en pantalla, algo que el espectador es capaz de sentir y disfrutar.

 

  • El protector y The Equalizer 2 (Antoine Fuqua, 2014 y 2018)

El reencuentro entre el actor y el realizador (ya trabajaron juntos en la imponente Training Day) se ha saldado con un díptico de dos entregas que se han posicionado entre los grandes títulos del thriller de la década. Y no es para menos. Muy bien planteadas ambas entregas (El protector y The Equalizer 2, que no fue traducida como sí se hizo con la primera entrega) su acción y violencia son marca de la casa, y a estas alturas una recompensa para los aficionados a un género que lo ha tenido especialmente complicado en los últimos años. Esta adaptación de la serie británica homónima de los 80 iba a ser protagonizada inicialmente por Russell Crowe. No os perdáis ninguna de las dos entregas. Nos lo agradeceréis.

 

  • Los siete magníficos (Antoine Fuqua, 2017)

Y cerramos este repaso a la figura de Denzel Washington en el cine de acción recuperando este remake de uno de los títulos del western más populares de la historia del cine, gracias a la dirección de John Sturges, y también gracias a la partitura de Elmer Bernstein. Y con esta traca final cerramos, porque si lo que quieres es acosar y presionar a los habitantes de una población, no es que debas cuidarte de que Denzel Washington esté cerca, es que además si está acompañado de Chris Patt, Ethan Hawke o Vincent D’onofrio, entre otros, lo mejor es poner pies en polvorosa y correr sin parar durante unas cuantas horas.

 

Como policía, como padre coraje, como honrado trabajador o como mercenario, nuestro consejo es claro: procurad no hacer cosas que enfaden a Denzel Washington, porque siempre, siempre, vais a salir perdiendo. Y si sois de los que necesitáis un buen par de explosiones para entender la lección, no os perdáis el próximo viernes 29 de noviembre a las 22:00 El fuego de la venganza en XTRM.