DATOS BIO

Li Lian Jie, posteriormente Jet Li

26 de abril de 1963, China, nacionalizado singapurés.

A.K.A. XTRM: Colleja rampante

Empezó a repartir:

Considerado por muchos como el último gran estandarte de las artes marciales en el cine, el primer guantazo del avión chino llegó bien entrada la década de los ochenta. Después de un par de papeles menores, en los que todos alababan su capacidad de concentración, le llegó la primera gran oportunidad: Érase una vez en China marcó el debut de Jet Lee como protagonista y le abrió las puertas de las productoras cinematográficas de su país. Eso sí, todavía había que trabajar mucho en el estilismo

Saltó a la fama por:

Después de abrirse camino a base de abrir cabezas, el salto a la fama de Jet Li le llegó, cómo no, con su debut en Hollywood. Bendecido por Jackie Chan, que convenció a Mel Gibson del valor del ya no tan joven maestro, Li encarnó al malo malísimo de Arma Letal 4. Demostrado que no estaba tan viejo para esa mierda, debutó en el nuevo siglo con Romeo debe morir, su primera gran película en inglés y, casualidades de la vida, lugar en el que conoció al rapero DMX. Violento como Li, pero fuera de la pantalla, el cantante se hizo inseparable del luchador hasta el final de sus días, tiroteado.

Siguió repartiendo estopa:

Después del glorioso debut americano, las puertas de la meca del cine se abrieron de par en par para Jet Li. A los soplamocos de El beso del Dragón les siguieron los de El único y Kung Fu Master. Casi nada. Toda una filmografía millennial del copón filosófico budista: te reviento, pero hago aprender una valiosa moraleja en forma de moretón. El reino prohibido y la última Momia que protagonizó Brendan Fraser fueron trabajos también muy sonados, hasta que Stallonne lo rescató para sus Mercenarios.

FICHA XTRM

Es experto en: Wushu, Dai-Wushu, Kung-Fu y parecer inofensivo justo antes de matarte con sus propias manos.

Cuerpo a cuerpo: Zhou. Lo que viene siendo un codazo en el pecho, pero dado por el puto Jet Li.

Sus armas favoritas: Una 9 mm desde el suelo, para que te la quedes mirando y te reviente de un patadón.

La muerte también conduce: Sería paradójico que Jet no supiera pilotar aviones, pues lo es. No os lo hemos dicho nosotros. Las hostias que se las lleve otro. Aunque sí hay que mencionar que en El asesino (WAR), conduce de lo lindo unos 4×4 de mafioso. Faltaría más.

Redecorando tu casa: Como suele ser habitual entre los que parten y reparten en la gran pantalla, Li es un gran pacifista. De hecho, sin cámaras delante es tan manso que en su propia casa, en la entrada, se puede leer: “El poder más grande del universo es el amor”. Hagámosle caso.

Su gran enemigo: Lamentablemente, el mayor enemigo de Jet Li está fuera del celuloide. De plena actualidad estos días, el carismático maestro pelea desde hace años contra el hipertiroidismo. La misma sobreactividad que le hacía parecer explosivo ahora le hace envejecer a pasos agigantados. Seguro que contra este rival también podrá.

Colegas conocidos: Ya hemos mencionado a su gran padrino, Jackie Chan, pero el bueno de Jet Li también es un gran amigo de Jason Statham y del baloncestista Yao Ming.

Algo más que patadas: Como gran maestro de Dushu que es, Lee promulga los valores familiares del respeto allá por donde va. Además, es uno de los donantes más activos de la cruz roja china, que se encarga de repartir alimentos y atención médica entre los más desfavorecidos.

Migas de pan: Aunque nació en China y buena parte del principio de su carrera se desarrolló en el gigante asiático, hace muy poco se nacionalizó singapurés. Esto, más allá de una buena recomendación de su asesor fiscal, se debe al sistema educativo de aquel país, que Li considera el mejor de sus hijas. De hecho, renunció a su ciudadanía americana para adoptar la nueva.

Frase Lapidaria: “El amor es más fuerte que las hostias”.