DATOS BIO

Arnold Alois Schwarzenegger, ‘Chuache’ para los amigos.

30 de julio de 1947, Austria, nacionalizado yanki.

A.K.A. XTRM: Arnie, “El exterminador

  • Empezó a repartir:

Lo primero que el bueno de Arnold empezó a repartir fueron hos****. ¿Menuda sorpresa, eh? La gracia está en que lo hacía en una iglesia y que las obleas estaban consagradas. Hijo de un madero local, Schwarzenegger recibió una educación muy estricta en la comunidad católica de Thal, un pueblito austriaco más allá de donde Cristo perdió la alpargata. Después, las hos**** metafóricas, primero en el fútbol (Chuache Balón de ooooorooo) y en el boxeo, donde se fijaba en los mastodontes, fieras, figuras y cracks que poblaban la sección de las pesas. Ojalá tener una máquina del tiempo y volver al momento en el que hizo su primer press de banca.

  • Saltó a la fama por:

A pesar de hacer de musculitos bruto y sin cerebro en varias películas para la televisión, el primer gran éxito de nuestro gigantón llegó en 1982 gracias a Conan el Bárbaro. Sí, la de Jorge Sanz pequeñito. Toda la fibra proteínica del salvaje la ponía este austriaco de buena familia. A partir de ahí, el filón más absoluto gracias a sus bíceps: la secuela de Conan y el Guerrero Rojo. Todo esto, además de uno de los desnudos más icónicos de la historia del cine, le abrió la puerta de James Cameron, que con su camarón lo convirtió en Terminator. Prometió que volvería, pero nunca tuvo que irse. Había Chuache para rato.

  • Siguió repartiendo estopa:

Después de ponerse en la “piel” del T-800, a Arnold le empezaron a llover las ofertas para repartir mandobles. En Commando probó las mieles militares que confirmaría en Depredador, donde gracias a la visión de calor, supo arrimarse al sol que más calentaba: el del cine de acción. Danko: Calor rojo dio buena cuenta de sus genes europeos caucásicos utilizados para el mal, pero había algo que carcomía la cabeza del futuro Gobernador de California. Quería seguir siendo un hombre de acero, pero con matices. Ahí llegó Danny DeVito para convencerle de rodar Los gemelos golpean dos veces, donde explotaba su vis cómica y, ahora sí, nos robaba el corazón sin arrancárnoslo primero.

FICHA XTRM

Es experto en: Carisma. Han pasado decenas de héroes por nuestras fichas XTRM, pero como Chuache no hay nadie. ¿Quién más es capaz de partir un cuello como un cacahuete y contarte un chiste sobre ello?

Cuerpo a cuerpo: Casi se carga a un alienígena con una culata, ¿de verdad te quieres medir al Chuache? Tiene nociones de varias disciplinas marciales y podría levantar tu coche con un solo brazo.

Sus armas favoritas: Su sonrisa. No, es broma. Se conforma con una buena metralleta semi-automática y un buen habano entre los dientes. Es un hombre sencillo.

La muerte también conduce: ¿Qué se puede decir de un tío que tiene una colección de Hummers? Casualmente, el vehículo en el que mejor le recordamos es en aquella Harley tuneada de Terminator. Háblale a la mano.

Redecorando tu casa: Schwarzenegger debería tener su propio reality de casas. Ha vivido en la del Gobernador de California, claro, pero en la suya del mismo estado fue donde le puso los cuernos trágicamente a su mujer. Nadie es perfecto, ni siquiera un profesor de guardería.

Su gran enemigo: Los impuestos. Con una campaña que se basó más en su appeal cinematográfico que en sus valores presupuestarios, Chuache bajó la presión fiscal de la meca del cine hasta límites insospechados.

Colegas conocidos: Cuentan las malas lenguas que invitaba a Stallone a casa solo para ver quién podía levantar más peso. No se lleva mal con The Rock ni ningún gran luchador de lucha libre americana, y siempre tiene hueco para quedar con Franco Columbu, su bestie culturista.

Algo más que patadas: Político, filántropo y abogado de los inmigrantes, de ahí que se alejara del partido republicano una vez abandonado su cargo oficial. Se mostró tan en contra del muro de Trump que llegó a decir que no votaría en las elecciones de 2016.

Migas de pan: Nacido en la remilgada Austria, sus  le llevaron a emigrar a Estados Unidos. Con o sin pastillas, ha viajado por medio mundo y dice que su país favorito para visitar es Rusia. Como Stallone. Como Seagal. ¿Qué les dará Putin?

Frase Lapidaria: “Lo peor que puedes ser es igual a los demás”.