Esperamos que hayáis tenido la botella de agua a mano… ¡porque Blood Drive está que arde! El episodio 9: The Chopsocky Special, no solo hace las delicias de los fans del gore y el grindhouse, como de costumbre. También nos trae suculentas y sangrientas revelaciones.

El tiempo apremia para Grace. Arthur se desangra mientras conduce sin rumbo por el desierto. No tiene más remedio que parar cuando se encuentra de cara con “la brecha”, un ente que cada vez parece tener más vida propia. Su única opción es un restaurante chino en mitad de la nada regentado por una mujer de lo más espiritual pero también de armas tomar.

Esta hace que Arthur comience un viaje a través de su subconsciente en un sueño del que no todos despiertan con vida. Una versión del pasado de Aki se le aparece como guía y le muestra cosas que preferiría no ver: un futuro (demasiado) de ensueño junto a Grace que se desmorona, enemigos que creía muertos pero que encuentra muy reales, referencias religiosas casi cómicas…

La culpabilidad aflora en nuestro héroe a medida que avanza a duras penas por los grotescos escenarios que ha creado su mente. Se culpa por haber abandonado a Christopher y también por la muerte accidental de un policía que le pilló robando comida cuando las catástrofes empezaron. Así, descubrimos que el diario que siempre le acompaña y que puede acabar con Heart Enterprises, se lo legó ese mismo policía.

Mientras, en el mundo real, Grace lucha por salvar a su compañero (por enésima vez). En un tira y afloja, la dueña del restaurante le cuenta que por culpa de la Brecha perdió a su hija, que es nada más y nada menos que Aki.

Arthur acaba en una situación delirante: con el demoniaco sheriff de Río Rojo y Slink peleando por su alma. Al borde de la muerte, Grace le dona su sangre… solo para despertar y comprobar que la misteriosa mujer y su amigo han desaparecido.

¡Nos vemos el próximo miércoles a las 22:36 con un nuevo episodio en XTRM!