Tal y como acabó la entrega anterior de Blood Drive, estábamos en ascuas por saber qué pasaría ahora que Grace se había separado de su querido “Barbie” … Era obvio que una pareja tan explosiva no podía estar alejada por mucho tiempo. BINGO. Ahora que has visto el episodio 10: Scar Tissue, relájate y disfruta de la review mientras esperas a un nuevo episodio el miércoles en el horario habitual de las 22:55.

Algo restablecido, Arthur vaga por el desierto hasta que llega a la ciudad de Cronenburgh. Un lugar lleno de casas perfectas, gente amable y coronas de flores. Y ¿qué hemos aprendido de los lugares de ensueño en el mundo de la Carrera Sangrienta? Exacto, que no son reales o que están podridos hasta la médula. Arthur, al parecer, no termina de asimilarlo (y ya va siendo hora…).

Grace da con él poco después para descubrirle totalmente ido y despreocupado en cuanto a su objetivo: acabar con Heart. ¿La causa? Los gases alucinógenos de la auténtica brecha, situada justo debajo de la ciudad. Estos crean una perfecta ilusión para los habitantes mutantes del lugar. Eso sí, una ilusión retorcida que incluye sacrificios humanos a la brecha. ¡Cronenburgh, ciudad de vacaciones!

Heart Enterprises intenta deshacerse de Slink por segunda vez. Sin Arthur y Grace, consideran acabado el programa de la Carrera Sangrienta. Pero Slink se zafa y va, en cierto modo, al rescate de la pareja estrella con el fin de vengarse de la corporación. El precio es “un último desvío” a cambio de respuestas para Grace y redención para Arthur.

Les siguen la pista Christopher y Aki, que por fin ha recuperado su ser. Lo que le cuesta un “castigo”, cortesía del protocolo de seguridad de Heart. Christopher tiene que continuar sin ella, pero le promete volver.

Recuerda que el miércoles a las 22:55 tienes un nuevo episodio solo aquí, en XTRM.