La inmensa mayoría de nosotros hemos echado una partida a nuestro videojuego favorito y hemos pensado: “esto podría ser una buena película”. Y aunque haya quien opine que algunas historias deberían contarse solo a través de los mandos de una consola, poco o nada han podido hacer para evitar que la industria lanzara estos títulos a la gran pantalla, ya sea por su argumento, sus personajes o su impacto visual.

  • Street Fighter (La última batalla) (1994)

La cinta basada en el mítico videojuego de lucha desarrollado por la japonesa Capcom, se ha convertido en una película de culto que utiliza la nostalgia como punto fuerte: los niños de los 80-90 crecieron con ella y muchos le guardan cierto cariño. En su reparto encontramos nada menos que a la cantante Kylie Minogue y a Jean-Claude Van Damme.

  • Lara Croft: Tomb Rider (2001)

Mucho ha llovido desde aquel primer videojuego que “por error” dio a Lara Croft su característica apariencia. Y hasta hace poco, era difícil imaginar a la heroína de la franquicia de acción en el cine con otro rostro que no fuera el de Angelina Jolie… hasta que llegó Alicia Vikander encarnando a una versión más joven basada en uno de sus títulos más recientes. Cuestión de gustos con cuál de las dos quedarse, pero el personaje de Jolie ya es icónico.

  • Resident Evil (2002)

A principios del 2000, Milla Jovovich aceptaba el reto de llevar el originalmente llamado ‘Biohazard’ a la gran pantalla. Con Resident Evil (2002) comenzaba el cataclismo zombie provocado por Umbrella Corporation. Y este continuó por ¡otras 5 películas más! hasta que en 2017 se estrenara Resident Evil: El capítulo final. Nombres como Michelle Rodríguez o James Purefoy acompañaron a Jovovich en la primera entrega.

  • Silent Hill (2006)

El título de terror de Keiichiro Toyama lanzado por Konami ha inspirado a muchos otros del género gracias a su convincente ambientación y a sus criaturas y sus significados. Por lo que una adaptación al cine no fue algo extraño. En ella, Radha Mitchell interpretaba a Rose, que perdía a su hija Sharon (una pequeña Jodelle Ferland) en el pueblo maldito dando lugar a una búsqueda de pesadilla junto a una agente de policía.

  • Hitman (2007)

Si tenemos en cuenta que el primer videojuego fue lanzado en el año 2000, la película del asesino a sueldo genéticamente creado conocido como Agente 47 no tardó mucho en llegar. Esta tuvo una secuela-reboot en 2015 que ya no contó con Timothy Olyphant como el sicario. Tampoco volvió Olga Kurylenko en el papel de Nika Boronina dándole la réplica.

  • Need for Speed (2014)

Tras el éxito de sagas como Fast & Furious, el eterno Jesse de ‘Breacking Bad’ (Aaron Paul) decidió probar suerte con la adaptación del videojuego de carreras. No causó el mismo impacto, pero no le harás ascos si te seduce la idea de la velocidad y la venganza. Te toparás con caras conocidas como el reciente ganador del Oscar a Mejor Actor Rami Malek, además de Dominic Cooper o Dakota Johnson.

  • Warcratf: el origen (2016)

Los multijugador online masivos como el LOL (League Of Legends) o el WOW (World of Worldcraft) parecían intocables hasta que apareció ‘Warcraft: el origen’. Travis Fimmel dejaba atrás a Ragnar Lodbrok para meterse en la piel del comandante Anduin Lothar, junto a Dominic Cooper como el rey Llane de Azeroth o Paula Patton como Garona. Algo deben haber hecho bien si ya están en camino otras dos entregas.

  • Assassin’s Creed (2016)

El videojuego de ficción histórica cuenta con todo tipo de spin-offs: historietas, libros, cortos… Solo era cuestión de tiempo que el asesino más famoso entre dos tiempos saltara a la gran pantalla. Un reparto de lujo aumentó las expectativas: Michael Fassbender, Marion Cotillard, Jeremy Irons, los españoles Carlos Bardem y Javier Gutiérrez… Pasó tímidamente por manos de la crítica, pero salió mejor parada para los usuarios.

¿Cuál es para ti la mejor adaptación? ¿Qué videojuego debería tomar forma ahora en los carteles de las salas de cine?