El próximo sábado 10 en XTRM te solucionamos la mañana, y es que vengas de resaca o no, vas a desayunar frente a Chuck Norris. Y más te vale no bajar la mirada de la pantalla si no quieres que te estampe los cereales con una patada giratoria. Es mejor que te relajes y te prepares un desayuno digno para ver las cinco películas del maestro que tenemos listas para ti, así que presta atención a algunos consejos que nos ha enseñado el mismísimo Chuck.

  1. Calienta el agua. A hostias.

El tigre de San Francisco empieza puntual a las 6:10AM, así que tendrás que levantarte antes para hacer tus entrenamientos y empezar el desayuno. Te recomendamos calentar un poco de agua para prepararte un buen café, pero como nos enseña Norris en una pelea semi-acuática, tienes que hacerlo a puñetazo limpio. Vete a cualquier parque y abofetea el agua de las fuentes hasta que hierva. Chuck lo hace en cuestión de segundos, pero si a ti te lleva algo más de tiempo, no desesperes: él está a otro nivel.

  1. Corta el pan con la katana.

Es una movida típica de Chuck que una banda de ninjas matones asesine a tu novia. Pero siempre hay momento para vengarse en el desayuno, y en Duelo Final (7:28 AM) se sirve a base de katanas. Solo tienes que fijarte en los movimientos precisos de Norris sobre los cuerpos de sus enemigos. Igual que el amputa brazos, tú tendrás que dividir el pan en dos trozos. No te cortes en hacer movimientos rápidos o hundir la katana, piensa que tiene que entrar bien en la tostadora.

  1. Crea tus propias rosquillas.

En Desaparecido en combate III (9:07 AM) torturan a Braddock colgándole del techo y colocándole unas pinzas de batería en el cuello (como si la electricidad fuera algo desagradable para Chuck). Por si no fuera poco, construyen a su alrededor un mecanismo que, en caso de que Norris levante los pies del suelo, disparará una escopeta contra un niño. Por supuesto Braddock aguanta el dolor y el joven sale sano y salvo, pero nosotros hemos pensado que es una gran forma de hacer rosquillas. Colocamos un trozo de masa redondeada frente a la escopeta, y cuando creamos que hemos aguantado suficiente, dejamos que el tiro le haga un perfecto agujero. ¡Ríete tú de los donuts de la panadería de enfrente de tu casa!

  1. Dagas en la fruta

Dos policías de Chicago viajan a Israel para enfrentarse al mismísimo diablo. Así es un fin de semana normalito para Chuck Norris en El mensajero del infierno (10:44 AM), un peliculón que nos enseña al maestro de las patadas voladoras dándole puñetazos en la cara al demonio. Además, nos da una buena idea para elegir qué fruta escoger en el desayuno: Coge una enorme daga sagrada y lánzala contra el frutero. Toda fruta que se clave debe formar parte de la comida más importante del día. Igualito que Chuck (solo que él lanza la daga contra el demonio, claro).

  1. Revuelve los ingredientes (en tu estómago)

Una vez tengamos el estómago lleno es buena idea hacer algo de deporte. Podemos fijarnos en cómo entrena Chuck Norris a su protegido en El hombre del presidente 2: Justicia Infinita (12:20 AM). Vendarte los ojos y pedir que te lancen bolas es buena idea, pero si lo que quieres es que los componentes del desayuno se mezclen rápido lo mejor será una de las patadas que da Norris en la película. Va directa al pecho y te hace dar dos vueltas en el aire. La mejor digestión posible.

Fruta, tostadas, rosquillas, café, y patadas voladoras. A esto llama Chuck Norris un desayuno equilibrado. Que no te falten ingredientes para la estupenda mañana de sábado que vas a pasar el día 10. Desde las 06:10 en Canal XTRM. Y recuerda: que Norris no te pille con resaca